A las 11 de la mañana, de 1 de Julio de 1961, los Despachantes de Aduanas de la ciudad de La Paz, se reunieron en el hall de las oficinas de la Aduana, que funcionaban en lo actualmente es la Terminal de Buses de la sede de gobierno, y decidieron fundar la Cámara de Despachantes de Aduanas de La Paz.

Esta medida había sido preparada con antelación. Una serie de reuniones informales se habían producido, previamente, entre diferentes grupos de Despachantes, con miras a este acontecimiento.

Dos eran las motivaciones que precipitaron los acontecimientos: por un lado, en esa época, la Aduana Nacional había caído en un proceso de politización pocas veces visto antes y este lamentable hecho trajo como consecuencia la contratación de funcionarios puestos a dedo, que sólo respondían a sus ambiciones y, por tanto, actuaban de manera indolente, descomedida y prepotente. Esta situación fue uno de los acicates como para lograr que se aunaran los Despachantes de La Paz, buscando la defensa mutua, a través de un ente colegiado que les permita enfrentar los abusos de los malos funcionarios que iban en aumento.

El otro hecho que había que tomar en cuenta, en este proceso, es la organización de los empleados de las Agencias Despachadoras, en un sindicato con la misma finalidad que la de los empleadores. Está claro que los subalternos eran los primeros en sufrir la prepotencia de los funcionarios de aduanas, y esto logró que se unieran en defensa propia. Es interesante tomar en cuenta que los empleados de estas empresas pensaran seriamente en unir sus intereses.

Los sindicatos han jugado, tradicionalmente, un rol totalmente contrapuesto al de los empleadores, sin embargo, en este caso fueron un acicate para que los Despachantes finalmente tomaran en cuenta su gremialización. Además, por circunstancias similares, empleados y empleadores, luchaban por los mismos objetivos, ya que el maltrato y el abuso de los empleados tenía una raíz común, la politización de la Aduana. Era la época en la que el MNR imponía su criterio sin mirar las consecuencias, gobernaba con la razón y también con la fuerza. Una de sus equivocaciones mayores fue no haber institucionalizado las funciones públicas, improvisando partidarios antes que el conocimiento y la práctica.

Otro tema coyuntural, pero que se convirtió en definitivo, y que fue muy importante a la hora de la fundación de la Cámara de La Paz, está relacionado a la pretensión del Ministro de Hacienda en elevar el monto de las fianzas en un porcentaje inimaginable: Para despachos mayores de $b. 6,000.-- a $b. 9,000.-- y los postales de $b. 600.-- a $b. 3,000.--

Este hecho tuvo la virtud de unificar a los Despachantes, con la finalidad de realizar sus reclamos en conjunto, buscando una norma más equitativa.

Posiblemente sin el acicate de esta torpe medida, los Despachantes no se hubieran reunido, logrando conformar una entidad que los represente.

Varios meses antes de la fundación de la Cámara, los Despachantes, tuvieron el buen criterio de reunirse en diferentes oficinas, especialmente en la de Ismael Olivares, que fue uno de los más entusiastas e interesados en la fundación de esta entidad.

Olivares, además, en aquella época, era senador del MNR por el Departamento de Pando. Otra de las personalidades que se sumó a la aventura fue la Sra. Haydee de Ocampo, que, por muchos años, fue una animadora militante de las Cámaras, tanto a nivel departamental como nacional.

Según el acta de fundación de la Cámara Departamental de Agentes Despachadores de Aduanas de La Paz, los fundadores fueron: Haydee de Ocampo, Edgar Larrea, Ismael Olivares, Daniel Calancha, CA. Vargas, Manuel Morón, E. Calderón, A. Andina, Cazorla Hnos., Viscarra, Velco, Copana, Cibo, 13 agencias representadas por sus personeros acreditados.

El acta además de nombrar a los fundadores, detalla a las Agencias habilitadas, por el Ministerio de Hacienda, agregándose a las anotadas, las siguientes: Aproco, Sucre, Carpio, Bretel, Careaga Boza, Americana, Marítima y Aduanera, Ziegler, Zurita y Ultramar.

En esta reunión se nombró a la siguiente mesa directiva: Daniel Calancha (Agencia Andia), Haydee de Ocampo (Agencia Cóndor), Ismael Olivares (Agencia Olivares), Carlos A. Vargas (Agencia Vargas), Manuel Morón (Agencia L. Morón), Enrique Calderón V. (Agencia Calderón y Cia.). Directiva a la que se le encomendó la redacción y estudio de los estatutos de la organización, hasta su aprobación por el Supremo Gobierno, en un plazo de 90 días.

El Acta de fundación dice lo siguiente: "En la ciudad de la Paz, a horas once del día primero de julio de mil novecientos sesenta y un años, reunidos en el hall de la Aduana Distrital de La Paz, las Agencias de Aduana legalmente acreditadas mediante resolución emitida por el Ministro de Hacienda: Aproco, Sucre, Carpio, Bretel, Carega Cozo, Americana, marítima y Aduanera, Ziegler, Zurita, Ultramar, se resolvió fundar la Cámara Departamental de Agentes Despachadores de Aduana, habiéndose designado la siguiente directiva Daniel Calancha R. (Agencia Andina), Haydee de Ocampo (Agencia Cóndor), lsmael Olivares (Agencia Ismael Olivares), Carlos A. Vargas (Agencia Vargas), Manuel Morón (Agencia L. Morón), Enrique Calderón V. (Agencia Calderón y Cía.). En gran comisión se facultó la redacción y estudio de Estatutos hasta su aprobación por el Supremo Gobierno de la Nación, concediéndose un plazo de 90 días. Concluido el acto se suscriben los asistentes como fundadores de la entidad nombrada. Cámara de Agentes Despachadores de La Paz- Bolivia".

Los primeros años de funcionamiento de la Cámara, no fueron fructíferos, pese a que su fundación fue muy auspiciosa y que causó enorme expectativa dentro del sector, lo llamativo es que no avanzó adecuadamente. Diversos factores primaron para esta situación inicial, pero posiblemente, la razón principal fue la referida a su sustento económico. Es sabido que una institución que no cuenta con ingresos que le permitan llevar adelante sus objetivos, normalmente tiende a desaparecer, y eso es lo que sucedió con la Cámara de Despachantes de la Paz.

Las Agencias Despachantes, pese a su compromiso de sustentar a su organismo matriz, lamentablemente, difícilmente cumplieron con su cometido, lo que dio como resultado el anquilosamiento de la institución, antes de haber nacido.

Lo cierto es que en esa época se logró la aprobación y reconocimiento de la Personería Jurídica del organismo, que fue aprobada con la Resolución Suprema 119230 de 25 de enero de 1963. Según la Sra. Ocampo, el senador Ismael Olivares, jugó un rol de primer orden en la aprobación de este importantísimo instrumento.

La Cámara de La Paz, comenzó a funcionar adecuadamente con la elección de Daniel Calancha, como presidente, el año 1965, cuatro años después de su fundación efectiva.

A partir de entonces, los siguientes han sido los presidentes que han dirigido esta institución:

1965 - 1966 Daniel Calancha Rocabado

1967 - 1968 Valentín Abecia Baldivieso

1969 - 1979 Gerardo Palacios

1971 - 1973 Carlos Vargas Romero

1978 - 1982 Ramiro Iturri Zamorano

1982 - 1983 Alberto Goitia Málaga

1983 - 1984 Juan Carlos Vilaseca Gonzáles

1984 - 1985 Mario Aranda

1985 - 1987 Alberto Velasco Pardo

1987 - 1992 Felipe Vera Bothello

1992 - 1994 Rolando Vargas Romero

1994 - 1998 Ademar Pérez Gutiérrez

1998 - 2003 Julio Lino Orozco

2003 - 2005 David Rocha Calderón

2005 - 2009 Eduardo Molina Saravia

2009 - 2013 Reynaldo H. Peña Portocarrero

2013 - 2015 Alejandro Blanco Velasquez

2015 - 2017 Marcelo Escobar Rivera

La consolidación de las diferentes Cámaras, se ha dado mediante de la compra de inmuebles que tienen, además de brindar comodidad a los asociados, la misión de preservar los aportes y de demostrar, a propios y extraños, la fortaleza de la institución. En el caso de los Despachantes se añade otro ingrediente fundamental, le brinda al Despachante individualmente, un sentido de respaldo gravitante en su diario accionar, un sentido de apoyo y confianza, que no puede ser, de ninguna manera, pasado por alto.

La Cámara de La Paz, tomó la determinación de comprar, primero, una pequeña oficina en el edificio Camiri, en la calle Comercio y Socabaya, pero luego se trasladó a su actual sede, que otorga comodidad y prestancia. La Cámara decidió comprar un inmueble con las siguientes características: 396.37 mts.2 en el piso sexto del edificio Handal, situado en la Av. Mariscal Santa Cruz y calle Socabaya de La Paz. El mismo que cuenta con un salón Auditórium para 100 personas, un amplio salón comedor, bar restaurante, cocina para atención del comedor, salón de conferencias, oficina de la Presidencia, Gerencia General, Secretaría, Contabilidad, sala de Computación, sala de juegos y baños para damas y caballeros.

La empresa constructora entregó el inmueble el 30 de mayo de 1990. El 4 de mayo de 1989 se autorizó la compra de un complejo deportivo, ubicado en la zona de Lipari, en las afueras de la ciudad de La Paz. Durante el año 1989 se llevaron a cabo varias construcciones de acuerdo con un contrato aprobado por el Consejo Directivo con la empresa INPROMAT en el Complejo Deportivo de Lipari.

El año 2008, en la presidencia de Eduardo Molina se reinauguró esta sede, dando mayores y mejores beneficios a los Despachantes y sus familias, como un lugar de esparcimiento, cercano a la ciudad de La Paz.

La infraestructura cuenta con una pileta de natación, recubierta de mosaico, que además incluye: una batería de vestuarios con casilleros individuales, una batería de servicios higiénicos, una batería de duchas, y todas las comodidades necesarias para el descanso y bienestar de los asociados a la Cámara.

La Cámara de La Paz se declara como una Institución formada por la agrupación de todos los Despachantes de Aduanas, auxiliares de la función pública aduanera, constituida como un organismo empresarial dedicado al fortalecimiento técnico y profesional de los empresarios aduaneros de La Paz.

La Cámara de La Paz es la primera entidad gremial boliviana de Despachantes de Aduanas, que sirvió de inspiración y modelo para la constitución de otras entidades similares en el resto del país.

Forma parte de la Federación de Empresarios Privados de La Paz y otras instituciones cívicas y regionales interesadas en el desarrollo y fortalecimiento de la actividad empresarial y productiva del departamento de La Paz. Actualmente está conformada por más de 60 Despachantes de Aduanas asociados, que se constituyen en el brazo ejecutor más importante que la Aduana Nacional de Bolivia, tiene en su relación con el empresariado importador y exportador, alentando la investigación y profundización de la gestión aduanera, la percepción de tributos y la lucha contra el contrabando.

La Cámara Regional de Despachantes de Aduanas de La Paz, está dirigida por un Directorio conformado por un Presidente, dos Vice Presidentes, un Secretario General y un Secretario de Hacienda, que se renueva cada dos años mediante el sistema de voto directo de cada uno de sus asociados, en una Asamblea General, que es la autoridad máxima de la institución.

Ha conformado también un Tribunal de Honor, totalmente autónomo del Directorio, elegido en Asamblea General, dedicado a la preservación de los valores éticos y morales que deben inspirar la gestión aduanera de sus asociados.

La declaración del actual Directorio de la Cámara, muestra una parte de las obras de esta institución, en favor de los asociados. El Directorio se encuadrada en los marcos estatutarios y reglamentarios, ratifica su adhesión a los principios de institucionalidad democrática, defensa incondicional del ordenamiento legal, reconocimiento pleno de los poderes del Estado y respeto a los objetivos de la actividad empresarial privada. Rechaza toda injerencia político- partidaria, en la actividad de las instituciones empresariales.

En el plano nacional, reconoce al Ministerio de Finanzas y a la Aduana Nacional, la ley 1990 y su reglamento como las máximas instancias administrativas y legales de la actividad. Institucionalmente se reafirma en el principio de libertad de Empresa, reconociendo a la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, como el ente rector de la actividad empresarial boliviana. Ratifica su afiliación a la Cámara Nacional de Despachantes de Aduanas, reconociéndola como la Institución Matriz del Despachante de Aduanas, a su Estatuto orgánico y el Tribunal de Honor Nacional.

Reconoce también a la Federación de Empresarios Privados de La Paz, como a la instancia departamental del empresariado, con quien se compromete en la búsqueda de un mejor futuro para el Departamento de La Paz.

Reafirma que el Estatuto orgánico de la Cámara Regional de Despachantes de Aduanas de La Paz, aprobado en Diciembre de 2001, continúa siendo la carta fundamental de la institución, reconociendo a su Asamblea General como a su máxima instancia ya su directorio y Tribunal de Honor, como a sus máximas instancias administrativas.

El Despachante de Aduanas tiene que superar los límites conocidos hasta ahora y proyectar su capacidad y profesionalidad a un universo cada vez más amplio y exigente. Las nuevas técnicas del intercambio comercial, los mecanismos de integración y ampliación de mercados, obligan a los Despachantes de Aduanas a conquistar novedosos espacios de acción y desarrollo que deberán consolidar su rol social y su aporte a la productividad nacional.

Para el Directorio, la posibilidad de nuevos espacios de acción e influencia, sólo se logrará con la consolidación de la unidad institucional, que a su vez definirá una personalidad firme y segura del Despachante Aduanero y de la propia Cámara Regional de Despachantes de Aduanas de La Paz, mediante la participación de los asociados en las distintas actividades del empresariado, como un mecanismo de ratificar su influencia social y su representatividad, consolidando, de esta manera, la verdadera personalidad del empresario aduanero nacional.

Reafirma que fortaleciendo la unidad institucional, alrededor de la Cámara Nacional de Despachantes de Aduanas, fortaleceremos al interlocutor necesario y autorizado ante las instancias gubernamentales e internacionales, para lograr el respeto a la función aduanera privada y el apoyo a la proyección de esta actividad empresarial que tiene mucho que aportar al desarrollo nacional.

Las actuales condiciones de desempeño de la actividad, nos obligan a transformaciones administrativas que se apoyen más en la tecnología informática, con la implementación de un registro electrónico de cada uno de los asociados y sus empresas.

Los nuevos procedimientos aduaneros, y la incorporación de sistemas electrónicos en el despacho aduanero, han demandado una reforma en los mecanismos administrativos de la Cámara, junto a la más clara y transparente información de personal, con asignación de funciones y transformación de cargos.

El Directorio ratifica la acción coordinada con el resto del empresariado nacional y local. Los convenios de cooperación e intercambio de experiencias entre instituciones afines a la Cámara, se deben readecuar permanentemente y comprometer a otros empresarios en la defensa y proyección de la actividad empresarial del Despachante de Aduanas, como parte activa del motor económico que desarrolla la actividad privada.

El Despachante de Aduanas, al haber fortalecido una institución que alcanza los 50 años de vida, como es la Cámara, cuenta con todos los elementos técnicos y legales para la consolidación y desarrollo de este fondo que se constituye en la más importante de las actividades a ser encaradas por la Cámara.

Posiblemente uno de los aspectos más destacados en las actividades de la Cámara de La Paz, como institución, es el haber sido la propiciadora del ingreso de Bolivia a ASAPRA, este hecho cobra relevancia y un significado especial, por el desarrollo del organismo internacional y, sin duda, la Cámara de La Paz tuvo el gran mérito de haber sabido mirar las perspectivas y definir claramente las prioridades. Años después supo pasar la posta a la Cámara Nacional tal como correspondía, pero el impulso original lo tuvo y lo tiene La Paz y su organización.

(Extraído del Libro “Historia del Despachante de Aduanas” de Valentín Abecia Lopez)

 

e-max.it: your social media marketing partner